INFORMACION MUY IMPORTANTE PARA EL USO Y MANTENIMIENTO DE LA CHIMENEA

El deshollinado de la chimenea se realiza en 3 pasos.

1º Un deshollinado anual Catalítico, una vez al año, con producto químico.

2º Complementar el anterior con un deshollinado manual mediante

     un cepillo deshollinador o erizo.

3º Mantenimiento durante la campaña con un producto químico.

 

Para que se entienda la importancia de realizar un deshollinado completo se ha realizado el siguiente estudio:

- Solo con 15 pasadas del erizo deshollinador se consigue solo un 15 % de limpieza

   en el conducto de humo.

- Con 15 pasadas del erizo deshollinador más deshollinadores quimicos, se consigue

   un 85% de limpieza.

Si no se deshollina el conducto de humos, el hollín se va acumulando en él, y se corre el riesgo de que se incendie con el consiguiente deterioro para el conducto y el peligro que esto conlleva para los ocupantes de la vivienda.

 

COMBUSTIBLES PARA LA CHIMENEA

 

Solo leña; nunca carbón; preferiblemente leña de olivo o encina y siempre seca. Evitar quemar maderas de palets o leñas con mucha resina como el pino; este tipo de combustible y la leña verde, aunque sea la adecuada, depositan residuos de hollín alquitranado en el conducto de humos, formando capas por cada encendido de la chimenea.

ADVERTENCIAS

No apagar nunca con agua la chimenea; el cambio brusco de temperatura cambia la estructura física del material, apareciendo ondulaciones y pequeñas fisuras que después habría que rellenar con soldadura.

No dejar aerosoles, líquidos inflamables o papeles al alcance de los niños con la chimenea encendida. La tendencia de los niños es echar cosas al fuego.

No sobrecargar en exceso de leña la chimenea; cuando este toda ardiendo, la temperatura subirá a niveles elevados que pueden afectar a la seguridad de la vivienda; aparte de la incomodidad de la alta temperatura.

Con chimeneas sin puertas, y con enseres combustibles alrededor, evitar dejarlas encendidas de noche; las chispas de los leños saltan a gran distancia, pudiendo prender en tejidos o papeles.

Con climatología adversa, también se puede apagar la llama y esparcir humo por la vivienda con el consiguiente peligro para sus ocupantes.

En chimeneas con puertas, eliminamos riesgos, pero es conveniente no dejar la chimenea con leños ardiendo ni con una gran temperatura.

Dejarla con ascuas, una temperatura moderada y los tiros cerrado para evitar la salida de cualquier chispa.